Seleccionar página

PARROQUIA DE SANTA MARINA

En nuestra sección «Conociendo Patrimonio»: la parroquia de Santa Marina

La parroquia de Santa Marina es el centro de este barrio histórico y uno de los templos de la Ruta de las Iglesias Fernandinas. En nuestra sección CONOCIENDO PATRIMONIO, vamos a dedicar esta entrada al blog a realizar una pequeña introducción histórica, cuando fue construida, así como los avances más importantes que ha sufrido a lo largo de los siglos hasta el día de hoy, las reformas, los añadidos y las últimas restauraciones.

La iglesia de Santa Marina es una de las parroquias mandadas construir por Fernando III y, junto al templo de la Magdalena, la más antigua. En la documentación se menciona que a finales del siglo XIII ya estaba constituida. Está situada en el centro de la collación que lleva su nombre, frente a la Plaza del Conde de Priego, donde se alza la famosa estatua de Manolete. Es el segundo templo más grande de Córdoba en tamaño después de la Catedral, junto con la iglesia conventual de San Pablo.

Plano con las situación de las capillas

Tiene planta basilical rectangular, con 3 naves, siendo la nave central de mayor anchura y altura, lo que permite la apertura de ventanales en lanceta sobre las cubiertas de las naves laterales. Las naves están separadas por pilares y arcos de medio punto, en los que se abren las ventanas. Cobijan arcos ligeramente apuntados, que se alzan sobre columnas adosadas en los frentes menores de los pilares y capiteles. Cada una de las naves, culmina en la cabecera con ábsides, siendo el central de forma poligonal ochavado. No posee crucero y la separación de la capilla mayor de la nave central se realiza mediante un arco toral, que se repite en las capillas laterales de ambos lados de la cabecera, correspondientes a cada nave lateral. La techumbre primitiva era de madera y de ella sólo quedan algunos restos en la nave central. En el Barroco, los techos de madera se cubrieron con bóvedas de yesería. En 1880 el templo sufrió un devastador incendio, que provocó la caída de una parte de esas bóvedas y las techumbres quedaron a la luz. Pero no fue hasta la década de los años 70 cuando se procederá definitivamente a su restauración y a la recuperación de su aspecto. Los ábsides de la cabecera van precedidos por un tramo rectangular, que se cubre con bóveda de nervios y un gran arco toral apuntado, en el caso de la nave central y de medio punto en las laterales. Las cabeceras son ochavadas y tienen bóvedas de crucería con nervios, salvo la capilla de los Benavides, que fue reformada en el siglo XVII.

Interior de Santa Marina

En el ábside derecho se sitúa la capilla bautismal. Destaca de este espacio su sobriedad y la conservación de sus elementos góticos, en la cubierta nervada y en los capiteles de las columnillas. La capilla de los Benavides ocupa el ábside izquierdo. En 1624 don Alonso de Benavides, capitán de la Infantería Española, firma su testamento en Lisboa y deja escrita la orden de construir esta capilla funeraria para su restos y los de sus herederos, en la parroquia de la collación donde había nacido y donde vivía su familia. Las obras estuvieron a cargo de Sebastián Vidal. El espacio fue modificado y cubierto por una bóveda de cañón terminada en cuarto de esfera. La planta poligonal no fue cambiada y el retablo hubo de adaptarse a su forma. Tendría además su propia sacristía en el lado izquierdo, el retablo de Cristóbal Vela Cobo dedicado a la advocación del Rosario -según dejó escrito en su testamento- y algunas pinturas de Antonio del Castillo.

Capilla de los Benavides

En el lateral izquierdo de la parroquia sobresalen los tres nichos medievales, bajo arcos solios, que fueron descubiertos en las últimas restauraciones. Se conservan además restos de pinturas murales.

Arcos medievales laterales

Entre los arcos medievales y la fachada lateral se abre la capilla del Sagrario. Es un espacio adosado al muro, de planta cuadrangular y cubierta por bóveda semiesférica, dividida en gallones con motivos iconográficos relacionados con la Eucaristía. La cofradía del Santísimo Sacramento surgió en este templo en el siglo XVI. Será a mediados del siglo XVII cuando la agrupación decida construirse su espacio dentro de la iglesia. Los trabajos serán guiados por el arquitecto de la Catedral, Sebastián Vidal, y estuvieron en manos de los maestros albañiles Andrés de Arriza y Francisco García de Estrada.

Capilla del Sagrario

En la cabecera del lado derecho nos encontramos con la Capilla Bautismal, un sencillo espacio cubierto con cúpula de nervios, en cuyo centro se ubica la pila bautismal.

Capilla Bautismal

Las dependencias administrativas ocupan el espacio que fue la Capilla de los Orozco. Fue construida en el siglo XV siguiendo el estilo artístico del mudéjar, ejemplarizado en la utilización de las yeserías que decoran el vano de acceso. Su fundación está relacionada con la familia de los Orozco y varias son las personas que aparecen en los documentos antiguos en conexión con la capilla. Aunque surgió como capilla funeraria vinculada a un noble linaje cordobés, pasó a finales de esa misma centuria a manos de la Cofradía de Ánimas y Resucitado. Actualmente es utilizada como sacristía.

Capilla de los Orozco