Seleccionar página

LA PARROQUIA DE SAN PEDRO

En nuestra sección «Conociendo Patrimonio»: la parroquia de San Pedro

La Parroquia de San Pedro está situada en el Barrio de San Pedro, al que da nombre y es el segundo templo de la Ruta de las Iglesias Fernandinas. Algunos investigadores han situado en este lugar una basílica mozárabe, dedicada a los Tres Santos, Fausto, Marcial y Juanuario. Aunque esta teoría aún no ha podido ser comprobada. Lo que sí es cierto es el hallazgo del año 1575 del sepulcro de los mártires de Córdoba precisamente en este lugar, lo que ha permitido dar una cierta credibilidad a la existencia de una ermita anterior, cuyo origen mozárabe está aún por investigar y documentar. En 1264 la collación estaba ya organizada y a lo largo de ese siglo el templo fue terminado. Sufrió muchas reformas desde sus comienzos, porque los cimientos no se habían realizado adecuadamente y los desperfectos eran constantes. En el siglo XVI, se construyó la nueva fachada y se rehicieron los pilares de la nave central. En el siglo XX se llevó a cabo una profunda reforma, para dotar a la iglesia de su esplendor antiguo. El rosetón tiene apariencia gótica y es fruto de esa última reforma.

Repite la típica estructura de las otras iglesias fernandinas, con planta rectangular de 3 naves, sin crucero y 3 ábsides poligonales en la cabecera. Las naves se separan por arcos apuntados, que apoyan sobre robustos pilares, que llevan  columnas adosadas. La nave central es de gran altura, más que en otras iglesias fernandinas. Sobre los arcos apuntados se levantan otros de medio punto y en medio de ellos ventanas pareadas de estilo gótico, que aportan luz al espacio. El techo de madera es actual, fruto de la última restauración y sustituyó a una bóveda de yesería.

Interior de San Pedro

El arco toral que precede al presbiterio es apuntado y se decora con ménsulas y puntas de diamante, se apoya sobre altas pilastras. El ábside central está fechado a finales del siglo XIV. Se cubre con bóveda de crucería, decorada con dientes de sierra y presenta al exterior, contrafuertes marcados. Sobre el arco, hay un pequeño rosetón.

Arco toral del presbiterio

Los ábsides laterales se fechan un poco antes, a finales del siglo XIII. El ábside de la derecha está cubierto con una bóveda de horno, que apoya en ménsulas. Lo más destacado de este espacio es el cuadro que lo preside, se trata de una obra de Juan Valdés Leal, que representa al santo titular del templo en actitud melancólica mientras porta la llave del cielo. Lienzo que está relacionado con el San Andrés que pinta para la iglesia de San Francisco. El ábside de la izquierda se cubre de una manera muy similar y está ocupado por la Hermandad de la Misericordia.

Capilla del Ábside del Evangelio

La torre conserva en el interior los paramentos del siglo XIV, pero en el exterior muestra los resultados de las obras realizadas en el siglo XVI, con una espadaña bastante posterior. La portada principal fue construida por Hernán Ruiz II en 1542 bajo el patrocinio del obispo Leopoldo de Austria, porque la medieval estaba en muy mal estado. Está compuesta por dos cuerpos. El inferior a modo de arco de triunfo, con columnas de orden jónico, elevadas sobre altos podios y en los intercolumnios, hornacinas. Y el cuerpo superior, donde se repite el esquema de tres calles, en la central la figura de San Pedro. Se remata con frontón triangular. Conserva además las dos puertas laterales góticas. Están formadas por arcos apuntados muy sencillos, sobre los que se sitúa un pequeño tejadillo con modillones.

Portada lateral de San Pedro