Seleccionar página

LAS PUERTAS Y LAS MURALLAS DE CÓRDOBA (II)

En nuestra sección «Conociendo Patrimonio»: La Medina y el Barrio de San Basilio

Hace unas semanas dedicamos una entrada a la Murallas y Puertas de la Axerquía cordobesa. Un itinerario cultural y patrimonial por descubrir y con muchas posibilidades de realizar como ruta personalizada. Pero faltaba toda una zona de Córdoba. En este artículo vamos a completar esa información, con fotos y un nuevo mapa interactivo, con posiciones y las principales paradas que componen este nuevo paseo. El punto de encuentro es la Puerta de Osario, junto a la Plaza de Colón y termina en la Ronda de Isasa. La duración de esta visita es aproximadamente de 1 hora y media.

Tal y como ya se dijo en la entrada Las Puertas y las murallas de Córdoba (I), la ciudad estuvo rodeada de una muralla que llegó a tener 7 km. de longitud, rodeando todo el perímetro urbano. Esa ocasión se dedicó a la parte ocupada por la Axerquía, quedando la Medina y el barrio de San Basilio, que serán abordados en este artículo. La Axerquía y la Medina comparten en común una serie de hitos, que son los que discurren desde la Puerta de la Pescadería, en la Cruz del Rastro hasta la Puerta del Rincón, al final de la Plaza de Colón. Tomando como punto de referencia este lugar, nos dirigiremos hacia el oeste para rodear todo lo que fue la Medina.

Subiendo por la Plaza de Colón llegaremos a la esquina con la Calle Osario, donde estuvo la Puerta de Osario. Daba salida al Campo de la Merced, donde se levantaba el convento del mismo nombre, hoy sede de la Diputación Provincial de Córdoba. De orígenes romanos, fue denominada en época musulmana Bab al Yahud, posteriormente, puerta de León o de los Judíos. El nombre de Osario llegó después debido a la existencia de un cementerio en las proximidades. Según Ramírez de Arellano, tenía dos torres. A la derecha tuvo otra torre más, que comunicaba con la antigua muralla. Fue derribada en 1905.

Dibujo de la Puerta Osario, web pública

Los restos arqueológicos se prodigan y multiplican en esta zona de la ciudad. Son muchos los solares que conservan en sótanos y garajes restos de la primera muralla romana de Córdoba. Son paramentos formados por sillares de 2-3 m. de ancho. La Avenida Ronda de los Tejares –oficina de Cajasur y el nº 11- y el paseo de la Victoria conservan en muchos de estos restos (ver foto en mapa adjunto). En el Paseo de la Victoria, en la entrada a la actual calle Concepción se levantaba la Puerta Gallegos. En época romana era la salida occidental del decumanus maximus hacia la vía Corduba-Hispalis y en época musulmana era conocida como Bab al-amir. Algunos restos se conservan integrados en la Cafería Roldán.

Foto antigua de Puerta Gallegos, web pública

La muralla continuaba por el parking del paseo de la Victoria y algunos de los edificios de esta avenida hasta llegar a la Puerta de Almodóvar (fotos en mapa adjunto). En la entrada dedicada al Barrio de la Judería, se describieron tanto esta Puerta como el lienzo de muralla que discurre por la calle Cairuan y la entrada a la Calleja de la Luna. Junto a este pórtico, el parking de la Muralla –como su propio nombre indica- conserva también restos arqueológicos. Este tramo ha sido muy remodelado y reconstruido en los años 50-70 del siglo XX, aunque conserva la antigua fábrica omeya con aparejos a soga y tizón.

Murallas de Cairuan

La muralla de la Medina acababa donde actualmente está el Alcázar de los Reyes Cristianos, en el patio de mujeres se conservan restos de estos vestigios, que continuaban luego paralelos al río hasta la Puerta del Puente. Estos restos están documentados desde el siglo I d.C. hasta el siglo IV. Pero tenemos que desviarnos ahora hacia el barrio de San Basilio y al final de este pequeño recorrido volveremos a confluir en la Torre de los Leones.

Murallas Martín de Roa

Cruzamos hacia la calle Martín de Roa para adentrarnos en el barrio de San Basilio. Entre los bloques de viviendas y el mercado municipal avanza la muralla medieval de este recinto. Fue construida en el último tercio del siglo XIV y supuso una ampliación del recinto amurallado hacia el suroeste. Su continuidad está mezclada con las edificaciones actuales y sobresalen en algunos puntos como la calleja de la Huerta del Rey hasta llegar a la Puerta de Sevilla, que también vimos en la entrada del blog dedicada a este singular barrio cordobés. Aunque la puerta está muy modificada, se levanta en el lugar que siempre ocupó. La torre albarrana, separada de la muralla por los dos arcos que salvan el arroyo que discurría por este lugar, es de sillares almohadillados de la segunda mitad del siglo XIV.

Puerta de Sevilla

La muralla continúa paralela a la Avenida del Corregidor (foto en mapa adjunto), con un zócalo de sillares y alzado de tapial, separados por torres cuadrangulares. Todo ello está muy modificado en el siglo XX. Así, llegamos hasta el río, donde giraremos hacia la izquierda para avanzar a lo largo de la ribera. Aquí se levanta la Torre de Guadalcabrillas, que forra una torre almohade anterior- y las murallas de la Huerta del Alcázar, con algunos de los torreones medievales de tapial. Todo este lienzo fue construido en el siglo XIV, sobre los restos de tramos de los siglos IX al XIV, cuyos restos de sillería han sido estudiados.

Torre de Guadalcabrillas y muralla

Volvemos a encontrarnos –tal y como dije- en la esquina del Alcázar de los Reyes Cristianos con la Torre de los Leones. Por el muro sur del seminario siguen los restos de la muralla que van a parar a la Puerta del Puente. A lo largo de la Ronda de Isasa estos restos van a continuar y aparecen en algunos de los solares hasta llegar a la Cruz del Rastro. Frente a la Puerta del Puente nos hemos dejado el Puente Romano y la Torre de la Calahorra. La importancia patrimonial y artística de la Puerta del Puente, del Puente Romano y de la Torre de la Calahorra merecen sus propias entradas, que esperamos en próximas semanas tener terminadas.

Puente Romano y Torre de la Calahorra