Seleccionar página

LAS CABALLERIZAS REALES DE CÓRDOBA

En nuestra sección «Conociendo Patrimonio»: las Caballerizas Reales

Las Caballerizas Reales de Córdoba se encuentran ubicadas en un edificio lleno de historia, que no todo el mundo conoce y que, a veces, queda un poco deslumbrado tras otros monumentos cordobeses, por eso es un lugar a visitar en Córdoba. Es un edificio situado junto al Alcázar de los Reyes Cristianos y el Barrio de San Basilio, mundialmente conocido por sus patios. En el año 1929 recibió la declaración de Monumento Histórico Nacional y desde 1994 forman parte del Centro Histórico de Córdoba proclamado Patrimonio de la Humanidad. Su historia y su funcionalidad merecían este reconocimiento.

Fachada de las Caballerizas

El interés que ha suscitado su historia ha sido creciente y continuado a lo largo de los años. Son muchas las referencias que podemos encontrar en libros y artículos, tanto de investigación, como académicos y divulgativos. En el año 2001 fue publicado un primer volumen que recoge la historia del edificio e, incluso, se han realizado dos grandes Congresos Internacionales con la temática de “Las Caballerizas Reales y el Mundo del Caballo”, en los años 2014 y 2017 respectivamente. Las actas del primero de ellos fueron editadas en 2017, cuando se celebró el segundo y en las que aparecen muchos documentos y datos inéditos sobre su construcción y otros aspectos muy interesantes.

En el siglo XVI, el rey Felipe II decide construir un edificio para albergar un centro de reproducción equina, cuya misión era crear una selección de los mejores ejemplares de caballos. Un edificio en donde se pudieran guardar los caballos, cuidarlos y mantenerlos. La elección de Córdoba por parte del monarca tuvo en su base varios motivos, entre ellos la situación geográfica de la ciudad, con grandes dehesas cercanas, la fama que ya tenían los caballos cordobeses y el arraigo que ya había en la ciudad alrededor de este tipo de ganadería. Y la elección de este lugar junto al Alcázar también fue muy estudiado. Había en este lugar un espacio abierto sin construir, conocido popularmente como «Alcázar Viejo», cuya ubicación resultó la más idónea, junto al Alcázar y la protección de las murallas de San Basilio. Esto permitió además que la nueva construcción estuviera dotada de suministro de agua abundante, gracias al agua proveniente del Alcázar y de las huertas existentes en el lugar.

A cargo del proyecto, el rey Felipe II puso a don Diego López de Haro Sotomayor, nombrándolo caballerizo mayor. El diseño corrió a cargo de Juan Coronado y a cargo de las obras estuvo Juan de Orea, maestro de cantería que trabajaba en la Alhambra de Granada. Se dispone así una construcción en forma rectangular, con un gran patio central, que servía de picadero y tres grandes pabellones longitudinales a cada lado. La nave principal está en el lado norte y tiene aproximadamente 90m. de lontitud. En la planta baja alberga la cuadra principal y en la parte superior, diversas dependencias administrativas. En el lado opuesto está la cuadra auxiliar y al oeste, el guadarnés -que sirve para guardar todos los útiles necesarios- y un granero en la planta alta. El lado este quedaba junto a la antigua muralla de separación con el Alcázar.

Patio de las Caballerizas

La entrada al recinto se realiza por la fachada situada en el extremo más occidental del pabellón norte, junto al arco de acceso al barrio de San Basilio. Tras la puerta, el zaguán nos da paso a la izquierda a la cuadra principal, a la derecha a las escaleras de acceso a la planta superior y al frente, al patio central.

Zaguán de las Caballerizas

Un terrible incendio arrasaría el edificio en 1734 y hubo que volver a reedificar algunas partes, manteniendo parte de la estructura. Es ahora cuando se construyen las bóvedas de la cuadra principal. En el siglo XIX, la institución pasó a manos del ejército de España, hasta que fueron trasladados a Écija y traspasado el edificio al Ayuntamiento de Córdoba en 2002. Tras varias vicisitudes, desde 2008, la Asociación Córdoba Ecuestre desarrolla su labor en el edificio, donde anualmente se celebra la Feria del Caballo “CABALCOR”, se desarrollan espectáculos ecuestres, campeonatos diversos en torno al mundo del caballo, y, además, es posible visitar parte de las instalaciones.

Sí quieres conocer la historia de este lugar y necesitas asesoramiento, en DeArte tenemos lo que buscas. Nuestra ruta «Tour Cultural San Basilio y sus patios» te enseñará este fantástico lugar. Por otro lado, el horario de visita al público del monumento es de 10:00 – 13:30 y 16:00 – 19:00. Además, se puede asistir al espectáculo Pasión y Duende del Caballo Andaluz, con todo el significado de lo que representa el mundo del caballo para la ciudad de Córdoba.