Seleccionar página

EL CENTRO DE INTERPRETACIÓN DEL JURAMENTO DE SAN RAFAEL

En nuestra sección «Hoy Visitamos»: el Centro de Interpretación de San Rafael

Una nueva iniciativa de difusión del patrimonio cultural y religioso ha surgido en Córdoba, el Centro de Interpretación del Juramento de San Rafael. En 2018 se conmemoraba el 440 aniversario del Juramento del arcángel San Rafael al Padre Roelas, su institución como Custodio de Córdoba y la aceptación de que las reliquias aparecidas tres años antes en San Pedro eran de los santos mártires. Se concibe en ese momento un proyecto en torno a la dotación a la figura del Arcángel San Rafael, a su especial relación con la ciudad de Córdoba y a la iglesia del Juramento, para contextualizarlo y darlo a conocer al creyente y al público en general. El resultado ha sido la apertura de este Centro de Interpretación, promovido por el Cabildo Catedral de Córdoba y ha contado con el apoyo de la Fundación Cajasur y la Fundación Vimpyca.

Sus instalaciones están situadas en las dependencias superiores de la iglesia del Juramento de San Rafael y consta de cuatro secciones, que comienzan con la localización de las apariciones al padre Roelas, la relación existente entre San Rafael y los Santos Mártires de Córdoba, el templo del Juramento de San Rafael y un espacio dedicado a la devoción al arcángel.

El horario de visita es bastante amplio. Los lunes de 11´30 a 13´30 y el resto de la semana de 11´30 a 13´30 y por las tardes de 18´30 a 21´00.

LA FIGURA DE SAN RAFAEL Y CÓRDOBA

La ciudad de Córdoba viene rindiendo culto a este arcángel desde las apariciones que realiza al venerable fray Simón de Sousa, comendador del antiguo Convento de La Merced, en 1274 tras una epidemia de peste y que quedó reflejado en una misiva que envía al obispo don Pascual contándole lo que el arcángel le había trasmitido mientras estaba convaleciente: “ponga su imagen en lo alto de la torre de la iglesia catedral y exhorte a todos los feligreses a que me sean devotos y celebre fiesta todos los años; sí así se hace, este contagio cesará de todo punto”.

San Rafael

Cuenta una tradición que en 1577 cinco caballeros se aparecieron al padre Andrés de Roelas, para advertirle que los restos óseos que se habían encontrado en San Pedro eran de los Santos Mártires de Córdoba y pedirle que se veneraban, porque de esa manera, las pestes que asolaban la ciudad, desaparecerían. Estando convaleciente el fraile, un 7 de mayo de 1578, sintió la presencia de un joven gallardo vestido de blanco que le comunicaba que el mensaje de los cinco caballeros era cierto, que él era el Arcángel San Rafael, Guarda y Custodio de la ciudad. Poco después, la epidemia fue remitiendo y los fallecidos reduciendo, hecho que se atribuyó a San Rafael. Y la devoción al arcángel comienza a crecer.