Seleccionar página

BARRIO DE SAN MIGUEL Y CAPUCHINOS

En nuestra sección «HOY VISITAMOS»: el Barrio de San Miguel y Capuchinos de Córdoba

El Barrio de San Miguel y la zona de Capuchinos son lugares muy céntricos de Córdoba. Con este paseo conoceremos sus principales monumentos. Partiremos de la esquina entre calle Capitulares y Claudio Marcelo, subiremos por esta última hasta la céntrica y popular plaza de las Tendillas. En la calle Cruz Conde nos encontraremos con la calle San Álvaro, que nos llevará a la plaza de San Miguel, que rodearemos para salir por San Zoilo. Giraremos hacia la derecha para tomar la calle Alfonso XII hasta el cruce con Carbonell y Morand. En la plaza del Cardenal Toledo encontraremos la callejuela del Obispo Fitero, que desemboca en Torres Cabrera. Giraremos de nuevo a la derecha en Ramírez de las Casas Deza para buscar a la izquierda del final de esta calle, la Plaza de Capuchinos y la cuesta del Bailío. La plaza nos devuelve a Torres Cabrera y a la Plaza de las Doblas. Terminaremos nuestro recorrido saliendo a la Plaza Colón por la que bajaremos hasta la Puerta del Rincón, que cierra esta esquina del barrio. Sí continuamos posteriormente por la calle Alfaros, desembocaremos de nuevo en el Teatro Romano de la calle Capitulares, donde comenzamos. Completamos el artículo con un mapa interactivo, con un item de cada monumento o lugar de interés, con una fotografía. Para consultarlo haz click aquí. Y encontrarás toda una galería fotográfica en nuestro tablero de Pinterest.

Muchos son los monumentos y edificios que se encuentran en sus calles, tanto es así, que vamos a dedicarle tan sólo unas breves connotaciones a cada uno y derivar los más importantes a una entrada propia, que iremos completando posteriormente, con sus enlaces.

En nuestro punto de partida, esquina con Capitulares y Claudio Marcelo nos encontramos con el Teatro Romano. Fue construido en el siglo I en mármol y está declarado BIC. Medía 32m. de largo por 16 de ancho y poseía un vestíbulo. Era hexástilo, con 6 columnas exentas en la fachada frontal y pseudoperíptero con otras 10 en los laterales del muro. Fue el templo más importante que tuvo la ciudad en época romana.

Toda la calle Claudio Marcelo está llena de edificios regionalistas de principios del siglo XX, algunos de ellos de Adolfo Castiñeyra. Sobresalen entre los tejados, la cúpula barroca de la capilla de la Asunción, integrada en el I.E.S. Góngora. Esta calle desemboca en la Plaza de las Tendillas. Aunque siempre hubo en este lugar viviendas, como las casas de la Orden de Calatrava, y pequeñas tiendas, su forma definitiva la adquiere entre 1890 y 1930. Destacan edificios como Colomera, de Féliz Hernández, o la Unión y el Fénix, de Benjamín Gutiérrez Prietot. La figura del Gran Capitán, obra de Mateo Inurria, es trasladada aquí desde la Avenida del Gran Capitán –donde se encontraba con anterioridad- en 1927. Todos estos edificios tendrán una entrada referente en el blog, más detenida y detallada.

Abandonamos la plaza por la popular calle comercial Cruz Conde y la calle San Álvaro nos lleva a la Plaza de San Miguel, donde se levanta la parroquia de San Miguel, uno de los templos fernandinos construidos tras la reconquista cristiana. Rodeando la parroquia hay una pequeña placita con una fuente en medio. Debe ser antigua, ya que según Ramírez de Arellano fue traída hasta aquí en el siglo XIX desde la plaza que hay junto a Duque de Hornachuelos. Por la calle San Zoilo nos encontraremos una bella portada, que perteneció al Hospital de San Zoilo. La antigüedad de la institución hospitalaria data del siglo XV. Nada más se conoce sobre ella, salvo que era beaterio y que estaba a cargo de una hermandad creada bajo esa advocación.

Parroquia de San Miguel

San Zoilo nos llevará a la calle Torres Cabrera y hacia la derecha, a la plaza de Capuchinas, donde se encuentra el Convento de San Rafael de madres capuchinas. Este convento fue fundado en 1655 sobre el antiguo palacio de los Condes de Cabra, una edificación de la primera mitad del siglo XV, a la que posteriormente se añadió la iglesia en 1725. Delante del convento, en la plaza se alza la efigie del Obispo Osio. Fue obispo y padre de la Iglesia en el siglo III, además de consejero del emperador Constantino I “el grande”.

La calle Alfonso XII posee algunos edificios majestuosos llenos de historia, como el Círculo de la Amistad o el Instituto Maimónides. El Círculo de la Amistad fue fundado en 1854, posee un gran patrimonio, compuesto por la propia sede, una numerosa biblioteca y un fondo pictórico importante. Ocupa el solar del antiguo Hospital Nuevo de San Salvador, fundado en 1461 por Juan Ruiz Jurado para acoger a personas pobres. Cuando desaparece el hospital, fue convertido en convento de madres recoletas de la orden de San Agustín. estuvo bajo la advocación de la Virgen de las Nieves y se conserva aún el patio principal del siglo XVI. Su famoso Salón del Liceo se levanta sobre el solar que ocupó la iglesia del convento.

A continuación se encuentra el I.E.S. Maimónides en el Palacio de los Marqueses de la Puebla o Duques de Almódovar. Perteneció a la familia desde 1605 a 1875, en que fue vendido a la diputación para albergar las dependencias del Gobierno Civil. Este instituto forma esquina con Carbonell y Morand, donde tenemos el convento del Císter y la Plaza del Cardenal Toledo.

Al final de dicha plaza, veremos la callejuela del Obispo Fitero, donde hay un edificio de pisos con una portada monumental, perteneciente al Palacio de los Fernández de Córdoba, del siglo XVI. La portada es de piedra, enmarcada por un alfiz de columnillas con arco conopial, sobre el que aparecen los escudos de la familia. Volveremos a la calle Conde de Torres Cabrera, en la que se alza imponente el Palacete de los Torres Cabrera, edificio declarado BIC. Este edificio se construyó en el siglo XVII y fue reedificado en 1847. Actualmente pertenece a la familia Cruz Conde.

En la esquina con la calle Ramírez de las Casas Deza una portada nos recuerda la existencia en este lugar del Hospital de los Desamparados. Su fundación se remonta al siglo XV, a cargo de doña María Fernández de Córdoba, madre del obispo don Francisco Pacheco. Llegó a ser uno de los más principales de la ciudad. En la misma acera, una portada retranqueada nos avisa de que estamos en el Hotel Hospes del Bailio, que ocupa parte de las dependencias del que fuera Palacio del Bailío, monumento declarado BIC. En su interior guarda ricos tesoros patrimoniales, como son los restos de una domus romana. La otra entrada al Palacio se encuentra frente a la Cuesta del Bailío. Hoy sede de la Biblioteca Viva Al-Andalus.

La Plaza de Capuchinos se encuentra a continuación, con el Hospital de los Dolores, el Convento de Capuchinos y el Cristo de los Faroles, que bien merecen otra entrada al blog, junto con el Palacio y la Cuesta del Bailío.

Cuesta del Bailío

Saliendo a la Plaza llegaremos a otra más pequeña, que se llama Plaza de las Doblas. En la esquina se alza el Palacio de los Valdefloro, actualmente sede de la Fundación Miguel Castillejo. Fue construido en 1890 siguiendo los cánones neoclasicistas del momento y rehabilitada en 1997. Destaca la monumental fachada curvada con el frontón superior y el escudo. Por último, nos dirigiremos hacia la Torre del Rincón por la Plaza de Colón, donde termina nuestro recorrido.