Seleccionar página

BARRIO DE SAN LORENZO

En nuestra sección «HOY VISITAMOS»: El Barrio de San Lorenzo

El barrio de San Lorenzo es uno de las más típicos y entrañables de Córdoba. Nuestro paseo va a discurrir por algunas de sus calles, donde descubriremos cuáles son los monumentos más importantes que lo componen y citaremos alguno más que ya no existe. Partiremos de la Plaza de San Lorenzo hacia la calle María Auxiliadora, haciendo una parada en las calles Trueque y Santo Domingo Savio. María Auxiliadora desemboca en la Plaza del Cristo de Gracia y Ronda del Marrubial. Después de la plaza, tomaremos la calle Frailes hasta el cruce con calle Montero, por donde continuaremos hasta Pozanco, que nos llevará a Jesús Nazareno. Esta última calle nos lleva a la Plaza Poeta Juan Bernier y la Plaza de San Rafael, que está muy cerca de nuestro comienzo y dónde termina este recorrido de hoy. Completamos el artículo con un mapa interactivo, con un item de cada monumento o lugar de interés, con una fotografía. Para consultarlo haz click aquí. Y encontrarás toda una galería fotográfica en nuestro tablero de Pinterest.

El punto de partida de este paseo es la plaza de San Lorenzo, donde se levanta la parroquia de San Lorenzo, que da nombre a la plaza y al barrio. Este templo forma parte de la Ruta de las Iglesias Fernandinas y encontrarás más detalles sobre ella en esta entrada de nuestro blog. Justo delante de la iglesia tenemos una inscripción pétrea junto a una fuente, que conmemora el IV centenario del poeta Aben Hazam, autor del collar de la Paloma y que dice: “En la época del califato estaba en este lugar la mezquita del arrabal de la almunia de al-Muguira en el cual nació el gran polígrafo cordobés Aben Hazam 994-1064”.

Pórtico, torre y rosetón

Comenzamos el recorrido por la calle María Auxiliadora y nos detendremos en el primer cruce. A la izquierda se encuentra la calle Trueque y en ella, el Centro de Interpretación Fiesta de los Patios. Fue inaugurado en 2016 en un patio que durante años fue cosechando premio tras premio, un total de 48 galardones conseguidos a lo largo de los años. Alrededor de su pozo central, con suelo enchinado y baldosas de barro, te sumerges en un mar de macetas azules con todo tipo de plantas. Cuenta con una sala expositiva, donde se muestran fotografías y proyecciones sobre los patios de Córdoba.

Mientras que a la derecha del cruce, casi enfrente, tenemos el Santuario de María Auxiliadora. Este templo fue inaugurado el 24 de septiembre de 1918 y recibió la concesión de Santuario Diocesano en 2007. Tras un patio, se accede a la iglesia, de una sola nave y decorada con unas bellas vidrieras realizadas por Rigall Granell y Cía., que son uno de sus más preciados elementos. Es la sede de la Hermandad Salesiana y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús Divino Salvador en su Prendimiento, Nuestra Señora de la Piedad y San Juan Bosco.

La historia y el devenir de los tiempos aparecen por doquier en esta ciudad. Un ejemplo de ello lo tenemos un poco más delante de este santuario. En el siguiente cruce, justo a la derecha, en la calle Santo Domingo Savio y casi al comienzo hay una plaza donde se encuentran restos de la muralla musulmana, que enlazaba con el Marrubial (puedes conocer más detalles en nuestra entrada del blog “Las puertas y las murallas de la Axerquía”).

Al final de la calle desembocamos en la Plaza Cristo de Gracia. Aunque pueda parecer un lugar un tanto alejado del casco histórico, también está lleno de historia y patrimonio. En este lugar y desde época musulmana, hubo una puerta de acceso a la ciudad, la Puerta de Plasencia, formando parte de sus murallas, que venían desde Santo Domingo Savio y continuaban por Marrubial, bordeando toda la ciudad (puedes saber más sobre este tema, en la misma entrada de blog mencionada en el párrafo anterior).

En el centro de esta plaza, conocida también por el “jardín del alpargate” hay una fuente monumental, que procede de Puerta Nueva. Fue trasladada allí en las obras realizadas en 1950 por Víctor Escribano. La fuente es de estilo barroco y fue costeada mediante la celebración de varias corridas de toros en 1747. Junto a la fuente se alza un triunfo a San Rafael, también colocado aquí por un traslado. Su primitivo origen estuvo en junto al estadio del Arcángel.

La parroquia de Nuestra Señora de Gracia preside la plaza, sobre ella podrá encontrar más información en la siguiente entrada al blog.

Plaza Cristo de Gracia

Plaza Cristo de Gracia

Abandonamos esta plaza por la calle Frailes hasta San Juan de Letrán y nos encontramos con la fachada de lo que fue una iglesia, hoy convertido en bloque de pisos. Siguiendo a Ramírez de Arellano este templo ya existía en el siglo XVI y fue incluso parroquia, hasta que se cierra definitivamente en 1973 y después es vendida. Saldaña en su estudio de los Hospitales de Córdoba se adentra en el tiempo y nos transcribe un documento de Juan Ruiz de Reina, en el que dice que era prioste de la Cofradía de Nuestra Señora de Villaviciosa y detalla unas obras a realizar en la iglesia del “hospital que dizen de San Juan de Letrán”. Entra en alguna contradicción posterior sobre la existencia o no de dicho hospital y concluye diciendo que en 1578 fue suprimido como institución benéfica porque nunca había actuado como tal.

Avanzaremos ahora hacia la calle Montero, donde estuvo la ermita de Nuestra Señora de las Montañas, de la que aún queda la portada bastante envejecida. Siguiendo a Ramírez de Arellano, hubo en este lugar un Hospital bajo la advocación de San Martín y posteriormente fue hospedería de los Ermitaños de la Albaida. Cuenta además que es una iglesia pequeña, con tres altares y tenía una casa bastante grande para el hospital, que fue dividida tras la desamortización.

La calle Montero nos dejará en Pozanco y por la callejuela Mariano Amaya llegaremos al Hospital de Nuestro Padre Jesús Nazareno. Su origen es uno de los más antiguos de Córdoba. Surgió tras la reconquista cristiana como hospital de San Bartolomé, bajo el gremio de pañeros de la collación de San Lorenzo y se establecieron en una pequeña ermita, donde formaron el hospital. Posteriormente, recibió las nuevas reglas bajo la nueva advocación, la de Jesús Nazareno.

Siguiendo por esta calle llegamos a la Plaza Poeta Juan Bernier, donde se levantaba el Convento Madre de Gracia. El 16 de enero de 1475 don Pedro Ruiz de Córdoba, alcalde de la ciudad deja estipulado en su testamento la creación de un beaterio, al morir sin descendencia. Su esposa doña María Fernández de Arenillas se convertirá en la hermana mayor de la institución. Pocos años después, este beaterio fue convertido en convento. En 1868 fue suprimido y en 1974 derribadas sus instalaciones.

y, por último, la plaza de San Rafael, en donde tenemos la Iglesia del Juramento a San Rafael, el Centro de Interpretación de San Rafael y la fuente de la plaza.

Iglesia del Juramento de San Rafael

Muy cerca de aquí, ya sea por la calle Arroyo de San Rafael o por Roelas, volvemos a nuestro punto de salida, la plaza de San Lorenzo. Al pasear por estas calles no te olvides de contemplar rincones llenos de encanto como el Pozanco, la plazuela de Don Arias, la calle Roelas, el Jardín de los Poetas o los patios de San Juan de Palomares y las calles que rodean la parroquia de San Lorenzo.