Seleccionar página

EL BARRIO DE LA MAGDALENA

En nuestra sección «Hoy Visitamos»: el Barrio de la Magdalena

Vamos a realizar un recorrido por este barrio, comenzando en la Plaza de la Magdalena y dirigiéndonos hacia la calle Muñices. Avanzaremos por aquí hasta encontrarnos con el primer cruce a la izquierda, Diego Méndez, hasta la siguiente calle de la izquierda, que es Santa Inés y otra más a la izquierda, saliendo a la Plaza de las Tazas y posteriormente, la calle Arenillas. Continuaremos hasta Calle Ancha de la Magdalena, que nos lleva a Alfonso XII y al Campo de San Antón. Por último, por la calle Ronda de Andújar volveremos al punto de partida, la Plaza de la Magdalena. Como en anteriores ocasiones, podrás consultar un mapa interactivo, haciendo click aquí, en el que encontrarás todos los monumentos que existen y los que existieron pero actualmente han desaparecido, con una pequeña leyenda y una fotografía, cuando ha sido posible.

La Parroquia de la Magdalena se encuentra en una amplia plaza de este sector al este de la Axerquía y al norte de Santiago. Fue uno de los templos fernandinos y muy castigado por el tiempo, tanto que estuvo cerrado durante bastantes años. Algunos historiadores opinan que fue una de las primeras iglesias fernandinas en ser construidas. Los avatares históricos hicieron que fuera suprimida como parroquia en el siglo XIX y clausurada al culto en los años 50. Como remate, sufrió un voraz incendio en 1990 y fue declarada casi en ruina. Tras una profunda restauración, fue reabierta como sala para usos culturales, conservando su estructura medieval.

Parroquia de La Magdalena

El centro de esta plaza, donde se ubica la iglesia, está ocupado por una Fuente monumental. En el siglo XVI el corregidor Francisco Zapata Cisneros construyó 32 fuentes, muchas de ellas fueron destruidas en el siglo XIX. Siguiendo a Ramírez de las Casas Deza algunas de ellas sí que se conservaron y cita precisamente que la fuente de esta plaza estuvo pegada al muro de la ciudad y una vez destruido el muro, fue colocada en el sitio que ocupa hoy.

Fuente de la plaza de la Magdalena

Al otro lado de la plaza, frente al templo fernandino, se levanta la Ermita de San José. Fue fundada en 1385 por doña Mayor Martínez, de la casa de los señores de Belmonte, como Hospital de la Santa Cruz, donde se recogían niños perdidos. La fundación nos indica que fue una de las más antiguas de la ciudad.

Ermita de San José

Por último, en uno de sus flancos vemos un solar abandonado y vallado con restos arqueológicos. Se trata del antiguo convento de Santa Inés. En 1475, dos hermanas llamadas Leonor y Beatriz Gutiérrez de la Membrilla, religiosas de Santa Clara, fundaron un beaterio y se salieron de la comunidad, para llegar a este lugar. Posteriormente pasó a ser convento y tuvo como patronos a los Marqueses de Villaverde, que costearon la capilla mayor. Pero fue vendido como muchos otros en el siglo XIX. Tuvo diversos usos mientras estuvo en pie, como teatro, posada y casas de vecinos. Pero hoy en día tan sólo quedan algunos restos en el solar abandonado.

Salimos de esta plaza por la calle Muñices. Aquí encontraremos el Palacio de los Muñices, hoy colegio público. En 1464 se fundó el mayorazgo de la casa Muñiz de Godoy, con enterramiento en la Parroquia de la Magdalena. En el siglo XVI la última descendiente de los Muñiz de Godoy contrajo matrimonio con Pedro Venegas de Morales y la vivienda pasó a este nuevo linaje hasta el siglo XIX. Conserva una monumental portada, realizada a finales del siglo XVIII, en 1795, y en ella pueden verse los escudos nobiliarios de la familia.

Palacio de los Muñices

Justo enfrente del palacio, podemos ver otra portada con un escudo en su dintel. Según Ramírez de Arellano, pertenecía también a esta familia. Fue construida con la intención de que fuera paso hacia la calle Abejar, que se encuentra al otro lado. Pero quiso la historia que llegaran los franceses y ocuparan el espacio para guardar mulas y carruajes, hecho por el que se ha conocido como la “Casa del Burro”.

Cuenta el historiador Saldaña Sicilia que en la calle Abejar en el siglo XVI hubo durante un tiempo un Hospital, llamado de Nuestra Señora de la Asunción de Santa María de Agosto. Estaba dedicado a peregrinos y poco después pasó a unirse al Hospital del Corpus Chisti y Santa Lucía en la calle Feria. Nada queda de aquella institución y es éste el único dato conocido. Por eso vamos a continuar el camino por la calle Muñices hasta el cruce con Diego Méndez, por donde avanzaremos hasta Santa Inés. La calle de la izquierda nos llevará a la singular plaza de Las Tazas, lugar muy visitado durante el certamen de patios en el mes de mayo y cuyo nombre se debe a un antiguo taller de alfarería que había allí.

La plaza de Las Tazas nos llevará a Arenillas y ésta, al final, a calle Ancha de la Magdalena por donde giramos hacia la derecha para buscar la calle Alfonso XII. Aquí encontraremos la Vivienda Solariega de los Narváez. Fue fundada por el mayorazgo de don Rodrigo de Narváez. Cuenta el libro de los Casos Raros de Córdoba que su esposa, doña Teresa Narváez, acogía en su interior a pobres y enfermos, además de alojar al maestro Juan de Ávila. Continuando por esta calle, vemos un poco más adelante la Casa del Marqués de Campo Alegre, cuyo origen se remonta al siglo XVI. Se trata de una vivienda de gran tamaño, hoy dedicada a centro social, que conserva una portada renacentista con el escudo familiar.

Al final de la calle Alfonso XII salimos al Campo de San Antón, donde estuvo la Puerta Nueva. Esta puerta fue abierta en 1518 y consistía tan solo en un arco, que fue sustituido posteriormente por la Puerta Nueva, obra realizada en 1569 para conmemorar la venida del rey Felipe II a la ciudad. El Campo de San Antón toma su nombre de un antiguo hospital que se llamaba así y que estaba en este lugar. No se conoce la fecha exacta de la fundación del Hospital Real e Imperial de San Antón. Los primeros datos se alejan hasta el siglo XIII y se refieren a algunas donaciones recibidas a través de testamentarias. Estaba dedicado a la cura de enfermos del “fuego sacro” o ergotismo. Muy poco se conoce de esta institución, que en el siglo XVIII ya no contaba con enfermos.

Al otro lado de los jardines del Campo de San Antón se alzaba el Hospital de San Lázaro o San Juan de Dios y la Ermita de San Sebastián. Con la fundación del Hospital de San Lázaro ocurre lo mismo que con San Antón, no se conoce la fecha exacta de su constitución, tan sólo ciertas donaciones por testamento que tuvieron lugar en el siglo XIII. En este caso se dedicaba a los leprosos. Contó con privilegios reales y dispensas tales como permiso para poder pedir limosnas por todo el reino y la exención en el pago de impuestos. En el siglo XVI llegó a Córdoba, Baltasar de la Miseria, hermano de la Hermandad de San Juan de Dios y la institución quedó ligada a esta hermandad. El hospital sufrió la invasión francesa y los monjes fueron exclaustrados. Fue utilizado por el ejército y en 1867 sufrió un gran incendio, que devastó todo el edificio. En su solar fue edificado el matadero.

La ermita de San Sebastián fue construida en 1400. Era pequeña, de tres naves y estaba muy cerca del hospital. Según Ramírez de las Casas Deza en el siglo XVIII se encontraba ya en un estado bastante ruinoso, lo que llevó a que sus bienes fueran repartidos por varias iglesias. Ramírez de Arellano también la menciona, pero nada más se sabe de esta iglesia.

Volviendo a los jardines, en el centro se alza un Triunfo a San Rafael. En el año 1747, el Ayuntamiento habría construido una fuente para estos jardines, que no se conserva, gracias a los beneficios obtenidos con unas corridas de toros. Sobró dinero y decidió levantar un triunfo a San Rafael. El autor del pedestal fue el cantero Juan Alcaide y la escultura, el cantero Estrella. Se sabe que estuvo dorado por el pago al dorador Pedro Vázquez. Aunque nada queda del dorado ni de la figura, que fue sustituida en el año 2003.

San Rafael, Campo de San Antón

Junto a los jardines, se encuentra la Parroquia del Carmen de Puerta Nueva. Este templo que hoy es una parroquia, fue la iglesia del Convento del Carmen Calzado y en su interior se halla uno de los retablos pictóricos más importantes de la ciudad, realizado por Juan de Valdés Leal en 1655. Parte de las dependencias conventuales fueron transformadas para ser la sede de la Facultad de Derecho de la Universidad de Córdoba. Está incluida en la ruta de las Iglesias Fernandinas. Al final de la calle Ronda de Andújar, donde se abre la actual portada principal de la iglesia, se encuentra la Plaza de la Magdalena, que fue donde comenzó nuestro recorrido.

Parroquia Carmen de Puerta Nueva